Osorio, el bombero “Ranchero”

En la estación lo llaman así por su gusto por la cocina, asemejándose al vocabulario que usan en el Ejército al referirse a la persona que prepara la comida.

Pasar las 24 horas del día en la estación bomberil no es fácil; el hecho de estar lejos de la familia y crear vínculos con los compañeros de trabajo es un reto. Compartir durante todo el día se convierte en una cotidianidad que los hace ser como hermanos.

Siempre hay actividades que hacer y responsabilidades que cumplir. Se organizan de acuerdo con las habilidades de cada uno. Es por eso que el bombero Jhon Mario Osorio Castro siempre elige la cocina: es un apasionado por preparar alimentos y disfruta haciéndolo para sus compañeros.

A mí me nace hacer de comer porque mi abuela fue quien nos enseñó a cocinar, pero me gusta mucho inventar y leer mucho; primero hago un poquito para probar y con un compañero que siempre está conmigo decidimos si quedó bien o no, si nos gusta hacemos para todos”, afirmó Osorio.

Pero él también cocina con su familia. En su casa con su mamá preparan el almuerzo los fines de semana. Osorio cuenta que “con mi mamá me gusta ensayar varias recetas, salsas o preparaciones, siempre queremos innovar y hacer algo distinto y así sorprender a mi familia”.

Osorio agregó que el plato que más recuerda es la comida que preparó para los 15 años de su hija, “porque cociné para 250 personas y yo nunca lo había hecho, pero afortunadamente me fue muy bien, ya que a todos los invitados les gustó la cena”.

El bombero Echeverry, quien siempre está con él en el turno, dice que es muy rico todo lo que prepara y agrega “es muy buen cocinero, hace muchos inventos pero le salen espectaculares, una que recuerdo mucho son los chorizos caramelizados que preparó, nos dio la idea, compramos los ingredientes y nos encantaron”.

Finalmente dice que es una pasión que continuará haciendo, no ha pensado estudiar, porque considera que su arte es innato y lo hace por placer.